Aforismos Séptima Parte

En un pozo sin fondo, en el centro invariable de lo variable.
Sabías que no tenía nada de lo que buscabas. Pero aun así buscabas, donde no había nada.
El bien es selectivo; el mal reúne a todos.
Tal vez no haya nada que perturbe tanto como el ego.
Ambos miramos la vida desde un lucero. Es desde ahí que callamos.
Delante de todo ser hay un muro que penetra el universo, pero cuando extiendes tu mano lo disipas.
¡Qué ruido hacen los pasos vacíos de huella!
Una mirada que se disipa en el cosmos. Un infinito de estrellas en el filo de una mirada perdida.
El niño puede perdonarlo todo y hasta puede perdonarse todo, menos el hacerse hombre.
Cuanto no sé probablemente sea cuanto supe alguna vez.
Y apenas he encontrado el origen del abismo. No busco nada que tenga nombre.
Nadie sonríe en el alba de lo que pudo ser.
Las sensaciones guardan su pureza en el recuerdo.
Le diste voz al silencio y ahora enmudeces de mí.
Entre tanta insatisfacción, a veces nos satisface el mal.
No saber decir nada y perecer habiendo hecho todo.
Viento adentro mío un volcán que no calla y que no emerge.
He muerto tanto que hoy mi llanto ríe.
Cuando creo ser mi sostén veo al cosmos sostenido por un hilo.
Toda pobreza ajena a uno mismo es nuestra propia pobreza.

Imágenes

Maurice Farrell
Alessio Albi
Columbia Pictures
ZekiGraphic
Creative Market
Louise Coghill
Pedro Luis Raota
Marcelo Castro
Kalinsky
Ralf Tophoven
Kavan Cardoza
Kavan The Kid
Anna Logue
Sebastião Salgado